Convierte tu casa en tu verdadero hogar - Farmacèutica online

Convierte tu casa en tu verdadero hogar

No os pasa que cuando os mudáis de casa siempre necesitáis un tiempo para volver a sentirla como vuestro hogar?. Incluso una vez que ya has desempaquetado las cajas y tenéis la despensa y la nevera llenas, todavía hay una sensación de novedad (o no tuyo) que impide una verdadera ese confort total. És más, incluso hay quien lleva años y sgue sin poder sentir esa frase de “Home sweet home”. Bueno, una de las razones es que no tenemos la casa a nuestro gusto. Que no le hemos dado ese toque que nos hace sentir bien. Aquél detalle que hace que prefieras estar en tu casa que salir fuera a la calle. Bueno, pues en estas fechas de confinamiento he creido oportuno hablar sobre este tema, para que podáis seguir disfrutando de vuestra estancia en vuestros hogares.

Existe una gran diferencia entre vivir en un lugar en el que simplemente confías para pasar las necesidades necesarias (como tener una cama y un baño), y vivir en un lugar en el que realmente te sientas como en casa. Independientemente de los factores que lo rodean, es posible cultivar la verdadera calidez y personalidad sin importar dónde vivas. Ya sea una casa para toda la vida o un piso de alquiler.

Hygge” (pronunciado hoo-ga) es un término danés que recientemente ha ganado popularidad en todas partes del mundo. Se refiere a sentimientos de comodidad y encanto, y una especie de sensación agradable que se obtiene gracias a ciertas atmósferas o situaciones. Descubrir cómo hacer que en tu casa te sienta como en casa es, más que nada, averiguar cómo hacer que tu hogar sea acogedor. Cada uno de nosotros sabe lo que realmente nos hace sentir cálidos, seguros y felices, pero siempre va bien tener una lluvia de ideas sobre cuáles son esas cosas y luego encontrar formas de incorporarlas a tu casa. Aquí hay algunas ideas para comenzar.

Hang art

Siempre me sorprenden mis amigos que cuelgan cuadros tan pronto como se mudan a un lugar nuevo. Digo esto como alguien que ha vivido en su hogar actual durante más de un año y medio y que todavía tiene varios cuadros en la habitación de invitados… Pero reconozco que tener cuadros nos aporta beneficios. Según apuntan ciertas investigaciones, mirar un cuadro puede reducir el estrés y hacernos feliz (aunque digoyo que depende del cuadro que observes, no?…). A parte del hecho de que obtenemos un gran impulso al mirar cosas que consideramos bellas, colgar cuadros en tu casa ayuda a inculcar tu personalidad e intereses individuales en el espacio. Cuanto más te rodees de cosas que te hacen sentir bien, más capturarás esa sensación de hogar.

Ten algo a la vista que te recuerde el hogar de tu infancia.

Para la mayoría de nosotros, nuestra casa o apartamento de la infancia se erige como el epítome de lo que realmente es “hogar”: en principio és el primer espacio en el que nos sentimos seguros y amados. Nunca podremos recrear por completo la sensación del hogar de nuestra infancia, pero podemos conservar algunos elementos que hagan más cercano. Pueden ser muebles especiales, la caja de música de tu antiguo dormitorio o incluso algunos juegos de mesa anticuados. Puedes asesorarte en sitios de interiorismo eligiendo algunas cosas que te brinden esa sensación de calidez de la infancia.

Mantenlo limpio

¿Sabes esa sensación de meterte en una cama con las sábanas recién lavadas y la cama bien hecha? Esto se debe a que es extremadamente difícil sentirse completamente cómodo en un lugar sucio y / o lleno de desorden. Si estás tratando de descubrir cómo hacer que un hogar sea acogedor, debes comenzar por limpiarlo y ordenarlo. El espacio físico es una expresión de la forma en que te siente, y si deseas sentirte verdaderamente relajado y en casa, debes hacer un esfuerzo para mantener tu espacio digno de acurrucarse. Lava regularmente tus sábanas y toallas, manten limpios el suelo y otras superficies, y acostúmbrese a despejar el desorden antes de que se te vaya de las manos.

Adopta una mascota (cuidado con este punto)

El hogar es donde está el amor, y no hay forma más fácil de obtener una gran oleada de amor que adoptar una mascota de un refugio local. Aunque cuidar a una mascota puede ser una gran responsabilidad, hay pocas cosas que hagan que una casa se sienta más como un hogar que ser recibido por alguien que está inmensamente emocionado de verte cuando entras por la puerta. Si tienes espacio (los animales deben tener libertad para correr, no los metáis en pisos por favor), tiempo (tenéis que sacar a pasaearlos al menos 3 veces al día y dedicar un tiempo a estar con ellos igual que hacemos con los niños), dinero (todo esto requiere un gasto económico y debemos entenderlo bien antes de tener un animalito que después no podamos mantener y acabemos abandnando) y ganas de cuidar a un animal y quererlo.

Rodéate de suavidad

En mi último apartamento tenía un viejo sofá rayado que compré en una tienda de segunda mano. Estaba limpio y estab bien para su propósito, pero no fue hasta que compré unas mantas súper suaves para adornarlo que se convirtió en mi lugar favorito para hacer una siesta (recordad que de 20 minutos, ni más ni menos) y relajarme. Una mantita acogedora sobre los muebles puede contribuir en gran medida a hacer que cualquier espacio sea más tranquilo y acogedor. Aunque parezca una chorrada, estos accesorios ejercen una presión suave sobre tu cuerpo para que te sienta más tranquilo y aumente la relajación.

Que no te falte el verde

Al igual que ls cuadros y los animales, las plantas y las flores son bien reconocidas por su capacidad de impactar positivamente nuestro estado de ánimo y reducir el estrés, entre otras cosas.

Añadir luz extra

Pocas cosas hacen que una casa se sienta menos acogedora que la iluminación insuficiente, o peor aún, la iluminación fluorescente. Asegúrate de que tus accesorios de iluminación existentes emitan tonos cálidos de blanco o amarillo, que nos te ayuden a relajarte. Luego aañade iluminación adicional según corresponda. Casi cualquier espacio se puede volverr más acogedor al instante con la introducción de algunas lámparas bien colocadas, luces de cadena o incluso velas.

Haz una zona “spa” en casa

Si deseas que tu hogar sea acogedor y relajante, inspírate en un lugar especialmente diseñado para que nos sintamos lo más cómodo posible: los spa. Los difusores de aromaterapia, las velas, la iluminación suave, las fuentes de goteo y otros detalles específicos del spa se pueden incorporar a tu propia casa para obtener una dosis de relajación. Hazlo bien y es posible que nunca quieras salir de casa.

Una casa o un departamento debe ser más que un lugar en el que descansar al final del día. Cuantas más cosas tengas a tu alrededor que te hagan sentir feliz, más probabilidades tendrás de inculcar una atmósfera de higiene fuerte y sostenible y hacer que en tu casa te sientas como en tu hogar.

Be the first to comment

Gràcies a totes i tots per llegir el meu blog i seguir-me. Animo aquells que encara no ho fan a que ho facin. Si teniu qualsevol cosa a dir-me, us escolto :).

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
%d bloggers like this: